Ahora sí, terminado.

 Por ahora lo voy a usar con una enagua antigua que tengo. Pero la idea es coserle su propia enagua.
El borde del tul está terminado con un bies que corté con la tela que me sobró de la pollera de mas abajo.
Lejos está de tener el calce perfecto, como le hice tantas modificaciones la molde, tira por todas partes. Pero es negro, y la tela es livianita, así que en movimiento ni se notan los defectos.
 Y, ya que estaba, le puse botones a una falda de lino que tenía casi terminada desde septiembre de 2010. Solo los botones le faltaban!
Había comprado 2 metros de lino para hacer un mantel y en un ataque de locura (tratando de hacerme un atuendo para el día siguiente, que me tocaba ser testigo del casamiento de gran amiga que se fue a vivir lejos) corté una falda plato. De dos metros de tela salió limpita, solo tiene costura en la cintura y el ruedo, el vuelo de la falda está entero. A las 4 de la madrugada me pareció que no me gustaba nada y me fui a dormir dejandola sin botones.
No se qué habré visto esa noche, porque la verdad es que me parece la falda mas cómoda que tuve.

En fin. Dos triunfos sobre la pila de proyectos para terminar.

6 comments:

  1. que belleza!!! Sos una genia!!

    ReplyDelete
  2. que belleza!!!maravilloso todo o que coses!!amor y paz para vos y toneladas de hilos y telas!

    ReplyDelete
  3. Noe ese vestido es soñado, tan hermoso tan delicado que solo vos podés hacerlo y llevarlo con el debido amor
    sos mi religión nena!
    abrazo

    ReplyDelete
  4. No pueden ser más lindos!
    Ojala pudiera coser mi ropa y me quedara así de divina...

    ReplyDelete